Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Pensamiento recursivo

La facultad de pensar sobre el pensar puede constituir el atributo crítico que nos distingue de todas las demás especies.
En cierta ocasión, de visita en Kioto, encontré sobre una valla un cartel rotulado en kanji. Le pregunté al guía lo que en él se decía y me respondió que se podría traducir por "No fijar carteles". No hay que ser un lince para comprender que el propio aviso era un cartel y, por ello, iba en contra de lo que declaraba. Para impedir que se pegasen tales anuncios podríamos considerar poner otro rótulo que dijera:"No fijar carteles ‘No fijar carteles’". Pero, claro, esto es también un cartel. Así, podríamos pensar en una tercera prohibición que enunciase "No fijar carteles "‘No fijar carteles’ No fijar carteles"". Como podemos ver, este proceso conduce a una secuencia infinita de prohibiciones que no sólo cubriría toda la valla sino, en última instancia, el universo entero, pues cada rótulo es más largo que el anterior. Quizá fuera preferible, a la postre, permitir unos cuantos anuncios.
Estas declaraciones que hacen referencia a sí mismas son ejemplos de recurrencia, o recursión.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.