Estereotipos del éxito

Conocer los estereotipos sobre los grupos a los que pertenecemos determina el resultado que obtenemos en tareas intelectuales y atléticas. ¿Por qué, y cómo, podemos liberarnos de las expectativas de otros?
© Fotolia / FutureDigitalDesign
Te esforzaste por conseguirlo. Pero no pudo ser. No aprobaste el examen. Te salió mal la entrevista. No parece que dieras la talla en el proyecto acometido en la oficina. ¿Por qué? ¿No eras capaz? ¿Había acaso algo más sutil y preocupante que te estuviera afectando?
Las investigaciones demuestran que, al final, los malos resultados de este tipo no siempre pueden atribuirse a incapacidad, a incompetencia. Aunque algunos han llegado a la conclusión, arriesgada y controvertida, de que conseguir mejores o peores resultados se debe a las diferencias naturales que existen entre los distintos grupos a los que pertenecemos, la raíz de muchas de las desigualdades reside en los estereotipos o ideas preconcebidas que otros tienen sobre el grupo al que pertenecemos.
Demos un ejemplo. Una mujer que sabe que a las féminas, como grupo, se las considera peor dotadas que los varones hombres para las matemáticas, tenderá a obtener peores resultados en los exámenes de cálculo o geometría.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.