Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2019
Procrastinación

El hábito de aplazar los asuntos se refleja en el cerebro

Las personas con una amígdala más voluminosa muestran un mayor temor ante las consecuencias de sus actos, lo que las lleva a retrasar el inicio de las tareas

Getty Images / nicoletaionescu / iStock

Mientras que algunas personas no dudan en ponerse manos a la obra, otras se empeñan en posponer sus asuntos unos días, unas semanas o incluso meses. Carolina Schlüter y su equipo de la Universidad Ruhr de Bochum han estudiado si estos individuos presentan diferencias también a nivel neuronal. Para ello, los científicos escanearon el cerebro de 264 voluntarios y analizaron el volumen de distintas áreas, así como las conexiones funcionales entre ellas. También utilizaron un cuestionario para conocer la capacidad de control de los participantes sobre sus actos. En concreto, las preguntas se centraban en la disposición a iniciar una tarea, la capacidad de concentrarse en ella y la de resolver los problemas.

Los probandos que tendían a postergar las tareas presentaban una amígdala de mayor tamaño en comparación con la de los sujetos a los que les resultaba más sencillo despachar de inmediato los asuntos. La amígdala desempeña una función importante en la valoración emocional de las situaciones, pero también nos advierte de los efectos negativos que pueden tener nuestras acciones. Es posible que las personas con una amígdala más voluminosa se muestren más temerosas ante las consecuencias de sus actos, por lo que retrasan el inicio de los mismos, indican los investigadores. Además, en el cerebro de los sujetos que tendían a postergar las actividades, la amígdala presentaba una menor colaboración con la parte dorsal de la corteza cingular anterior, que sopesa las distintas opciones de un acto. Ello podría intensificar aún más el efecto.

Con todo, los resultados del estudio no permiten determinar qué sucede antes, la procrastinación de los participantes o las modificaciones de su encéfalo.

Fuente: Psychological Science, 10.1177/0956797618779380, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.