Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Enero/Febrero 2019Nº 94
Encefaloscopio

Sueño

Gratuito

El insomnio, ¿una ensoñación?

La percepción subjetiva de no haber dormido puede estar relacionada con un trastorno asociado con la fase REM, es decir, con soñar

Menear

Las noches en vela son insoportables: dar vueltas en la cama durante horas sin llegar a dormirse. ¿Existe algún remedio? En muchos casos, el insomnio no es más que un sueño, aseguran investigadores de la Clínica Universitaria de Friburgo. En su estudio participaron 27 pacientes con insom­nio y otras tantas personas sin ese problema (grupo de control). Todos pasaron cuatro noches en el laboratorio del sueño.

Según informa el grupo del neurofisiólogo Bernd Feige, muchos de los sujetos insomnes estaban seguros de que habían permanecido despiertos después de que les desvelaran cuando se encontraban en la fase REM (fase del sueño en la que soñamos). Por el contrario, las personas del grupo de control no manifestaron esa sensación. Ello demuestra que el insomnio que se percibe puede hallarse relacionado con un trastorno asociado con la fase REM, es decir, con soñar.

Los pacientes con insomnio también informaron sobre los contenidos negativos de sus sueños. Si el equipo los despertaba durante la fase REM, hablaban incluso de pensamientos perturbadores previos (los habían soñado) sobre el insomnio. No obstante, si despertaban a los sujetos en otra fase del sueño, ninguno de ellos tenía la impresión de haber pasado la noche sin dormir.

Feige subraya que el hecho de que el insomnio sea «verdadero» o soñado no afecta a las conscuencias que produce a nivel físico y psíquico. Con todo, estos hallazgos arrojan luz sobre nuevas posibilidades terapéuticas.

Fuente: Sleep, 10.1093/sleep/zsy032, 2018

Puede conseguir el artículo en: