Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2019
Psicología

El largo camino hacia la paz

Cada año mueren en el mundo miles de personas víctimas de guerras y terrorismo­. En muchos conflictos no se vislumbra una solución pacífica. ¿Pueden ayudar los psicólogos a conseguir la paz?

Getty Images / 1BenThomasPhoto / iStock

En síntesis

Según el Instituto para la Investigación de Conflictos Internacionales de Heidelberg, en 2017 acontecieron 20 guerras y más de 200 conflictos violentos en el mundo. En muchos lugares, la reconciliación de las partes enfrentadas se antoja lejana.

La hipótesis del contacto establece que el intercambio con miembros del grupo rival reduce los prejuicios. Pero este fenómeno, por sí solo, no resulta suficiente para prevenir la violencia.

Mediante diferentes estrategias y métodos terapéuticos, los psicólogos buscan contribuir a la paz y romper la espiral de odio.

A veces, los psicólogos pueden ser realmente desagradables. En el verano de 1954, una veintena de chicos, todos ellos de en torno a los 11 años de edad, pasaba las vacaciones en un apacible parque nacional de Oklahoma, en Estados Unidos. Al poco tiempo, la tranquilidad del campamento de aventuras se convirtió en una explosión de rabia y peleas. Todo acontecía según lo planeado, pensaba Muzaffer Şerif. Su experimento para comprobar la teoría realista de conflictos bajo condiciones lo más cercanas posible a la vida real parecía funcionar. Había organizado el campamento de verano de manera que el conflicto escalara paso a paso. Repartió a los niños aleatoriamente en dos grupos. Acamparon en lugares separados, eligieron un nombre para su campamento e izaron una bandera que habían elaborado ellos mismos. En los Águilas y los Serpientes de Cascabel se desarrolló un ferviente sentimiento grupal. Incluso tenían himnos y reglas sociales propias. Tras una semana, los equipos debían medirse en competiciones deportivas diversas. Los vencedores recibían premios y medallas. Cada vez con mayor frecuencia, emergían conflictos y discordias entre los rivales. Tras una amarga derrota en el juego de la cuerda, los Águilas perdieron los estribos: furtivamente, quemaron la bandera de sus adversarios. Ello les comportó insultos y puñetazos. Al final, los Águilas devastaron el campamento de los Serpientes de Cascabel y se prepararon para un inminente acto de represalia: llenaron sus calcetines de piedras para lanzarlos a modo de proyectiles en caso necesario.

Los responsables del estudio se vieron obligados a intervenir para evitar una sangrienta escalada de conflicto entre ambos grupos. En solo unos días, el armonioso campamento de verano se había transformado en un potencial escenario de combate. Para conseguirlo, Şerif había escogido cuidadosamente a los participantes. Todos procedían de familias de clase media y presumían de gozar de una buena salud mental. ¿Cómo pudieron, entonces, perder el control con tanta rapidez? Según la teoría de Şerif, se llega al conflicto, sobre todo, cuando dos grupos se hallan en competencia por los mismos recursos limitados.

Los «juegos de suma cero» de la teoría de juegos muestran este fenómeno de forma extrema. Se trata de situaciones en las que la ganancia de un jugador significa automáticamente la pérdida del otro. Algo semejante sucedió en el campamento de verano, ya que solo un equipo podía ganar. También podemos encontrar una relación con los juegos de suma cero en las disputas políticas cuando, por ejemplo, dos grupos en competencia pretenden el mismo territorio o la misma fuente de materias primas. Tanto Croacia como Eslovenia exigían la Bahía de Piran, en el Adriático Norte. En diciembre de 2017, un laudo internacional terminó con las muestras de poder militar entre ambos países vecinos al asignar la soberanía de la zona, en gran parte, a Eslovenia.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.