La neuropsicofisiología de la hipnosis

La hipnosis, un proceder que ha estado rodeado siempre de un halo de misterio, es también una herramienta de tratamiento utilizada por investigadores y clínicos. ¿Tienen los fenómenos asociados a la hipnosis efectos cerebrales identificables y medibles?
Desde que Franz Anton Mesmer (1734-1815) diera a conocer, primero en Viena y luego en el París prerrevolucionario, su doctrina del magnetismo animal --el antecedente del hipnotismo--, la hipnosis ha sido una materia que ha fascinado a una considerable variedad de gente, desde charlatanes de diversa laya hasta figuras de la medicina, la psicología y psiquiatría, como Wilhelm Wundt, Santiago Ramón y Cajal, August Forel, Oskar Vogt o Clark Hull. De forma similar, la hipnosis sigue siendo en la actualidad algo confuso para el gran público, que no entiende --muy comprensiblemente-- cómo la hipnosis puede formar parte de espectáculos bobalicones (que, aunque no lo parezca, muchas veces ponen en situaciones embarazosas a los que participan en ellos) y al mismo tiempo es tomada muy en serio por investigadores y clínicos, que la defienden como un vehículo de tratamiento inequívocamente efectivo.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.