Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Noviembre de 2006
Terapias alternativas

La neuropsicofisiología de la hipnosis

La hipnosis, un proceder que ha estado rodeado siempre de un halo de misterio, es también una herramienta de tratamiento utilizada por investigadores y clínicos. ¿Tienen los fenómenos asociados a la hipnosis efectos cerebrales identificables y medibles?
Desde que Franz Anton Mesmer (1734-1815) diera a conocer, primero en Viena y luego en el París prerrevolucionario, su doctrina del magnetismo animal --el antecedente del hipnotismo--, la hipnosis ha sido una materia que ha fascinado a una considerable variedad de gente, desde charlatanes de diversa laya hasta figuras de la medicina, la psicología y psiquiatría, como Wilhelm Wundt, Santiago Ramón y Cajal, August Forel, Oskar Vogt o Clark Hull. De forma similar, la hipnosis sigue siendo en la actualidad algo confuso para el gran público, que no entiende --muy comprensiblemente-- cómo la hipnosis puede formar parte de espectáculos bobalicones (que, aunque no lo parezca, muchas veces ponen en situaciones embarazosas a los que participan en ellos) y al mismo tiempo es tomada muy en serio por investigadores y clínicos, que la defienden como un vehículo de tratamiento inequívocamente efectivo.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.