Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Método de Nauta

En el ecuador del siglo XX, la neuroanatomía se hallaba en decadencia. De la postración la sacó el desarrollo de dos técnicas novedosas. Por un lado, el método de Nauta, que teñía las fibras nerviosas en proceso de degeneración. Por otro, la microscopía electrónica.

En síntesis

A mediados del siglo XX, la neuroanatomía llegó a una situación de agotamien­to debido a las limitaciones de los métodos experimentales empleados.

Walle J. H. Nauta (1916-1994) despejó el camino con la creación de una técnica que permitía seguir la trayectoria del soma a las terminaciones nerviosas de los axones degradados por amputación o lesiones provocadas.

La técnica arrojó una poderosa luz sobre las conexiones nerviosas que permitió un desarrollo espectacular de la disciplina a lo largo de unos veinte años. Cedió el testigo a los nuevos métodos que se servirían de trazadores radiactivos.

Mediado el siglo pasado, la anatomía, la neuroanatomía en particular, se enfrentaba a un futuro sombrío. Se trabajaba con un repertorio restringido de tinciones básicas para examinar el sistema nervioso central. Algunas de esas tinciones mostraban las neuronas en su integridad; otras ponían de relieve solo ciertas partes. Para la observación de neuronas enteras se contaba con variaciones de los métodos de impregnación de Golgi, sobre los que existían fundadas dudas en torno a la calidad y alcance de la tinción. Parecía, además, una tarea estéril, pues todos los tipos celulares habían sido examinados ya por Santiago Ramón y Cajal en su Histología del sistema nervioso del hombre y de los vertebrados.

El horizonte se abrió con el advenimiento del método de Nauta, que tiñe selectivamente las fibras nerviosas que han iniciado su degeneración por sección o lesión experimental, y la microscopía electrónica, merced a la cual podía examinarse en sus pormenores la estructura de las neuronas y de las sinapsis. El método de Nauta permitía determinar mejor las conexiones entre partes distintas del sistema nervioso.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.