Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Septiembre/Octubre 2018Nº 92
Encefaloscopio

Olfato

Gratuito

Cazadores y recolectores, olfateadores expertos

Los individuos que pasan mucho tiempo en la naturaleza presentan una gran capacidad distinguir olores.

Menear

Si bien a la mayoría de las personas nos resulta difícil poner nombre a los olores, existe un grupo de congéneres que logran ese reto sin ningún tipo de problema. Se trata de individuos que pasan mucho tiempo en la naturaleza, ya que viven como cazadores y recolectores, un estilo de vida que les beneficia en ese aspecto, informan Asifa Majid, del Instituto Max Planck de Psicolingüística y Nicole Kruspe, de la Universidad de Lund.

Para su investigación, las científicas se centraron en los miembros de la tribu de los jahai, por ser expertos en olores. En estudios anteriores, estos cazadores y recolectores nativos de Tailandia y Malasia sobresalieron por su gran capacidad para nombrar olores, como otras personas lo hacen en referencia a los colores. Pero ¿cómo habían desarrollado esta capacidad? ¿Se debía a las condiciones de vida en la selva tropical o a su idioma, un dialecto del mon-jemer, que presenta ciertas peculiaridades? ¿O quizás a sus usos y costumbres?

Con el fin de conocer la respuesta, Majid y Kruspe compararon, mediante pruebas de «olfatómetro», pequeños poblados de la península de Malasia con idiomas y estilos de vida diferentes: entre ellos, los cazadores Semaq Beri y los silvicultores Semelai. Estos últimos, igual que los jahai, hablan una lengua mon-jemer. Las investigadoras repararon en algo llamativo: la vida de los cazadores y recolectores parecía agudizar la percepción olfativa.

Las autoras aún desconocen el porqué. No obstante, el hecho de que los jahai empleen su fino olfato en los rituales religiosos para atraer o mantener alejados los espíritus mediante sustancias olorosas muy características podría contribuir a que esta cultura presente una capacidad olfativa superior en otros ámbitos.

Fuente: Current Biology, vol. 28, págs. 409-413, 2018

Puede conseguir el artículo en: