Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2018
Psicología del trabajo

La personalidad de jefas y jefes es similar

Las directivas presentan un carácter más parecido al de los hombres con un cargo laboral igual que al de otras mujeres trabajadoras.

ISTOCK / VGAJIC

Las mujeres que ocupan cargos directivos presentan rasgos de la personalidad más parecidos a los de los hombres en esa misma posición profesional, en comparación con el de otras trabajadoras, según han hallado Bart Wille, de la Universidad de Amberes, y otros científicos. Los investigadores examinaron el carácter de unos 600 ejecutivos europeos, entre los cuales se encontraban 143 directivas, y el de más de 52.000 trabajadores de ambos sexos que no ocupaban puestos de dirección. Para ello utilizaron el Cuestionario de Actitudes Profesionales (BAQ, por sus siglas en inglés). Esta prueba, además de analizar aspectos relacionados con las dimensiones de personalidad conocidos en el campo de la psicología como «los cinco grandes» (apertura, responsabilidad, extraversión, amabilidad y neuroticismo), evalúa una característica relacionada directamente con el mundo laboral: la profesionalidad.

En el caso de los empleados sin cargos de responsabilidad, los rasgos de carácter de hombres y mujeres se diferenciaron de forma moderada. Así, ellas se mostraban más amables y cooperativas que sus congéneres masculinos, pero también emocionalmente más inestables y menos extravertidas. Los científicos habían constatado estas tendencias de género en investigaciones previas.

Las mujeres y los hombres con posiciones de dirección se parecían más entre sí, en comparación con los trabajadores no directivos de sus respectivos sexos. Por ejemplo, las directivas eran más extravertidas y emocionalmente estables, pero menos serviciales, que el resto de las empleadas.

Este estudio no concluye si los rasgos de la personalidad investigados hacen que una persona sea más idónea para dirigir. Tampoco esclarece si los individuos que ocupaban un puesto de mando se diferenciaban de sus compañeros de trabajo ya antes de su ascenso, o si el tiempo que llevaban instalados en el despacho ­directivo transformó su carácter.

Fuente: Journal of Vocational Behavior,10.1016/j.jvb.2018.02.005, 2018

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.