Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2018Nº 91
Encefaloscopio

Adolescencia

Gratuito

Adictos al teléfono móvil e insatisfechos

Los adolescentes que dedican mucho tiempo a las redes sociales y a los dispositivos digitales se muestran menos felices que los que prefieren practicar deporte o quedar con los amigos.

Menear

Los adolescentes que se sienten satisfechos con su vida invierten menos de una hora diaria al manejo de dispositivos electrónicos, como el teléfono móvil inteligente. Un trabajo llevado a cabo por investigadores dirigidos por Jean M. Twenge, de la Universidad Estatal de San Diego, analizó los datos de un estudio longitudinal estadounidense en el que habían participado más de un millón de adolescentes de entre 12 y 17 años. Entre otros temas, se les preguntaba acerca del uso que hacían de las nuevas tecnologías, de sus aficiones en el tiempo libre y de cuán satisfechos se sentían con su vida en general.

Los adolescentes que estaban bastante tiempo delante de la pantalla (con juegos de ordenador, participando en chats o navegando en las redes sociales) se mostraban menos felices que los que preferían leer libros, practicar deporte o quedar con sus amigos. Los más satisfechos pasaban menos de una hora diaria en el mundo digital. Cuanto más tiempo invertían estos participantes con sus dispositivos móviles u ordenadores, menor era el promedio de satisfacción. Por ello, Twenge aconseja limitar el uso de los medios digitales a un máximo de dos horas diarias.

Los datos no han permitido discernir si los dispositivos como los teléfonos inteligentes y similares son los que causan la insatisfacción o si, por el contrario, son las personas insatisfechas las que recurren más al mundo virtual. Twenge se decanta por el primer supuesto.
«A pesar de que nuestra investigación no revela una relación causal, existen otros estudios que indican, por ejemplo, que el aumento del manejo de las redes sociales conduce a una mayor insatisfacción y que, por el contrario, la insatisfacción no desemboca necesariamente en un aumento del uso de redes sociales.» Con todo, los investigadores han hallado en estudios anteriores una relación entre la satisfacción vital y el consumo de medios digitales.

Fuente: Emotion, 10.1037/emo0000403, 2018

Puede conseguir el artículo en: