Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2018
Medicina

Anticuerpos contra la migraña

Los anticuerpos monoclonales no solo eliminan la cefalea aguda en la migraña; posiblemente, también la previenen.

GETTY IMAGES / SIGRID OLSON

En síntesis

El tratamiento farmacológico actual contra la migraña resulta poco efectivo: los llamados triptanos solo ayudan a una tercera parte de los pacientes. Además, estos medicamentos no están indicados para las personas con problemas ­cardiovasculares.

Al parecer, el neurotransmisor CGRP ejerce un papel destacado en la migraña. Por ello, los nuevos fármacos se centran en su inhibición. Sin embargo, los antagonistas de los receptores del CGRP pueden producir efectos secundarios, como el daño hepático.

Los anticuerpos monoclonales que bloquean el CGRP o sus receptores, sin afectar el sistema cardiovascular, los riñones o el hígado, se perfilan como la solución futura para los ataques migrañosos.

Con apenas 20 años, empezó a sufrir los primeros ataques. De eso hace ahora dos años, un tiempo en el que las migrañas han condicionado la vida de Estefanía*. Por lo general, los ataques comienzan con un aura, unas líneas luminosas en zigzag que invaden su campo visual. A continuación, aparecen manchas oscuras que le dificultan la visión. Luego sufre un martilleante dolor, la mayoría de las veces, en el lado izquierdo de la cabeza. A ello se suman sensaciones luminosas, auditivas y olfativas agudas que convierten en insoportables estímulos sensoriales habituales, como el aroma de un perfume, que incluso aumentan su cefalea.

Cuando Estefanía acudió a nuestra clínica neurológica en Halifax, ya había intentado paliar su dolencia con docenas de medicamentos, pero estos no le producían ningún beneficio o le causaban efectos secundarios considerables. Además, en el último año ha notado que los síntomas se han agravado de forma preocupante. En cuanto se obnubila su visión, experimenta un hormigueo en la mano derecha que asciende lentamente por el brazo y, en ocasiones, llega hasta la cara e, incluso, la lengua. En ese momento, la joven percibe que sufrirá un brusco dolor de cabeza. Al mismo tiempo, empieza a presentar problemas para encontrar las palabras y hacerse entender. Tiene miedo de que el ataque de migraña desemboque en un ictus, una preocupación justificada, pues puede correr ese riesgo.

Algunos pacientes padecen ataques migrañosos ocasionalmente; otros los sufren de manera persistente. Las migrañas, en sus distintas formas de manifestarse, se cuentan entre los trastornos neurológicos más frecuentes a escala mundial. Se calcula que 39 millones de estadounidenses y más de 3,5 millones de españoles padecen este tipo de cefalea.

Por desgracia, las medidas preventivas o el tratamiento para esta enfermedad suelen ayudar poco. Los fármacos más actuales para aliviar la migraña se remontan a inicios de los años noventa del siglo pasado, y solo disminuyen el dolor de cabeza agudo en menos de un tercio de los pacientes; además, pueden causar efectos secundarios en muchos afectados.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

También te puede interesar

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.