Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2018Nº 91
Cartas de los lectores

Psicología social

Gratuito

Cartas de los lectores: Cuestiones sobre la empatía

Menear

Joseph Hartmann, Hamburgo: La pregunta de si la empatía hace el mundo mejor o peor [«Luces y sombras de la empatía»; por Steve Ayan; Mente y Cerebro n.º 90, 2018] parte de una condición previa que, personalmente, considero dudosa. Pienso que con la empatía sucede igual que con la inteligencia: todas las personas disponemos de ella, aunque no en el mismo grado. No podemos decidir ser empáticos, como tampoco podemos elegir ser inteligentes. Podemos luchar contra nuestra empatía, pero ello va en contra de nuestra integridad psíquica: nos convertimos en unos extraños para nosotros mismos, porque ignoramos una parte de nuestra psique. El hecho de que otras personas puedan manipular nuestra empatía es harina de otro costal. Se puede aprender a reaccionar ante esos intentos sin sofocar nuestro sentido empático. En resumen, la empatía es una parte de nuestra relación con el mundo. Por ello, si convierte al mundo en mejor o peor resulta irrelevante. La empatía no surge de consideraciones morales o éticas, sino que va por delante de estas. El intento de evaluarla desde una perspectiva moral resulta problemático.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados