Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2018Nº 91
Encefaloscopio

Psicología social

Gratuito

Jóvenes obsesionados con la perfección

La juventud actual muestra un mayor afán por el perfeccionismo y un proyecto de vida ideal que la de generaciones anteriores.

Menear

En cuerpo sin defectos, calificaciones excelentes y un gran círculo de amigos: los jóvenes de hoy en día aspiran, más que los de generaciones anteriores, a tener un proyecto de vida ideal. Thomas Curran, de la Universidad de Bath, y Andrew Hill, de la Universidad Saint John de York, han constatado que la mayoría buscan el perfeccionismo.

Los psicólogos revisaron datos de más de 41.000 estudiantes de Estados Unidos, Canadá y Reino Unido procedentes de 164 muestras llevadas a cabo desde los años ochenta del siglo pasado hasta 2016. Todos los sujetos habían respondido a un mismo cuestionario que abarcaba tres facetas del perfeccionismo: el deseo de no tener defectos, la presión externa y las expectativas irrealistas sobre los otros. Curran y Hill descubrieron que los estudiantes de hoy en día muestran valores superiores en los tres aspectos. Entre 1989 y 2016, la sensación de presión social aumentó un 33 por ciento; la búsqueda del propio perfeccionismo, un 10 por ciento, y las expectativas irrealistas hacia los demás, un 16 por ciento.

Los psicólogos responsabilizan a las redes sociales de esta tendencia. La generación milenial se siente cada vez más coaccionada al percibir que se la compara continuamente con los demás, aunque también podrían desempeñar un papel destacado el pensamiento competitivo que fomentan las instituciones educativas (por ejemplo, conseguir las mejores notas) y el hogar familiar. Así, los padres se muestran más temerosos y se comportan de manera más controladora que antaño, conducta que transmiten a sus hijos. De este modo, los jóvenes desarrollan expectativas más altas y un mayor miedo a cometer errores.

Fuente: Psychological Bulletin, 10.1037/bul0000138, 2017

Puede conseguir el artículo en: