Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Mente y Cerebro
  • Julio/Agosto 2018Nº 91
Encefaloscopio

Etología

Gratuito

Las hormigas asisten a sus compañeras heridas

Los ejemplares heridos durante lel combate con la presa son atendidos por las hormigas que han salido intactas de la lucha.

Menear

La hormiga Megaponera analis, cazadora de termitas, se ocupa de las compañeras heridas durante la lucha. En el combate con su presa, estos animales suelen perder patas o fragmentos de ellas. Erik Frank, de la Universidad de Wurzburgo, informa que las hormigas sanas transportan de vuelta al hormiguero a las combatientes que han sido mordidas por las termitas. Allí les lamen insistentemente las heridas durante varios minutos. Y las curas tienen éxito: de las hormigas tratadas sobrevive el 90 por ciento 24 horas después. Sin los cuidados, en cambio, muere el 80 por ciento de las hormigas heridas.

La Megaponera analis, con sus casi dos centímetros de longitud corporal, es una de las hormigas más grandes del mundo y se encuentra extendida por toda África subsahariana. Estos insectos llevan un estilo de vida francamente peligroso: de dos a cuatro veces al día van en grupo —de unos centenares de hormigas— a cazar a su fuerte presa, la termita. Alrededor de un tercio de las atacantes acaban heridas. Estas son atendidas por sus compañeras en el lugar del combate o el nido según su estado de gravedad. Los animales que ya no pueden levantarse por haber perdido cinco de sus seis patas ponen resistencia a la ayuda. En cambio, las que presentan heridas leves segregan una sustancia señalizadora que motiva a sus compañeras a que las asistan; también se mueven con lentitud para que las encuentren con facilidad. Los investigadores sospechan que la saliva de estas hormigas contiene sustancias antimicrobianas que evitan que las heridas se infecten.

Fuente: Proceedings of the Royal Society of London B: Biological Sciences, 10.1098/rspb.2017.2457, 2018

Puede conseguir el artículo en: