Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

La medicina tradicional china

Los hallazgos arqueológicos remontan las raíces de la medicina tradicional china hasta épocas prehistóricas. En pleno siglo XXI, esta tradición experimenta un inesperado renacimiento en Occidente.

DREAMSTIME / JENNIFER WALZ

En síntesis

La medicina china histórica es vista por la política del propio país como acientífica y enemiga del progreso. Desde la fundación de la República Popular, en 1949, el Gobierno chino protege los esfuerzos por identificar los elementos útiles e integrarlos en la medicina moderna basada en las ciencias biológicas.

Con la apertura de China en los años setenta y ochenta del siglo XX, la medicina tradicional china conquistó en Occidente una inesperada popularidad, al principio sostenida por una falta de conocimientos especializados.

Autoridades, empresarios e instituciones académicas en China reaccionaron frente a este interés por parte de Occidente. Desde entonces, el gobierno difunde que la medicina tradicional china se considerará en el futuro parte de la medicina académica. 

Quien intente averiguar a través de Google la época hasta la que se remonta la medicina tradicional china topará con informaciones diversas. Unas páginas hablan de una «medicina con una tradición de milenios»; en otros lugares constan «tres mil», «cuatro mil» y hasta «seis mil años» de antigüedad. La variedad de datos abre, sin duda, las puertas a la fabulación.

Para un historiador, en cambio, existen pocas dudas sobre los orígenes de la medicina china, pues puede basar sus estudios en hallazgos arqueológicos encontrados en numerosas excavaciones y datados en el siglo II a.C. Según estos descubrimientos, en China se practicaba una medicina desde tiempos prehistóricos. Los escritos encontrados en estas excavaciones testimonian que ya entonces había alcanzado un impresionante grado de desarrollo. Para curar una amplia gama de enfermedades y heridas se utilizaban varios centenares de sustancias de origen vegetal, animal y mineral, así como productos elaborados, entre ellos, ungüentos para carros o esteras de paja.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.