Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Teclado o bolígrafo: ¿cómo aprender a escribir?

Para reconocer las letras nos servimos de la memoria gestual y de la memoria visual. Por eso, a los niños que han aprendido a leer y escribir con un teclado les cuesta luego reconocerlas.

En un discurso pronunciado el 23 de enero de 2002, Jack Lang, entonces Ministro de Educación, lamentaba la degradación de la escritura manuscrita e insistía en que se recuperara su prestigio en la enseñanza escolar. Urgía "devolverle sus cartas de hidalguía". La escuela debe conceder una mayor importancia al acto de escribir, a la "noble escritura", según sus propias palabras. Los programas de enseñanza en Francia continuaron. Hoy ponen énfasis en la escritura cursiva, que debe enseñarse preferentemente antes de finalizar preescolar.

Paradójicamente, la escritura manuscrita se utiliza cada vez menos en la vida cotidiana. El predominio aplastante del correo electrónico para actividades profesionales y privadas, el avance de los procesadores de textos y su utilización en el trabajo y la locura de los SMS, todo ello hace que intervenga el teclado y nos sorprendemos a nosotros mismos cuando volvemos al bolígrafo para escribir a algún conocido.

En la escuela, los alumnos utilizan los ordenadores con frecuencia creciente y a edades más tempranas. Hay quien incluso se pregunta «¿Por qué no aprender a escribir directamente en el teclado?» La cuestión, tomada a palo seco, presenta un resabio paradójico. La mayoría de nosotros considera una regresión la desaparición de la escritura manuscrita, fruto de una lenta evolución técnica, cultural, social y puede que... biológica. Muy a menudo se nos tranquiliza diciendo que no va a ocurrir mañana mismo, pero no hay que subestimar las presiones técnicas, ni, sobre todo, las económicas, que promueven nuevos hábitos. Además, ¿qué ventaja tiene aprender la escritura mansucrita? ¿Qué se perdería si dejara de seneñarse? Es lo que vamos a examinar en este artículo basándonos en los experimentos científicos más recientes.

 

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.