Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2004
Sentidos

Función procesadora de la retina

Desde hace tiempo se sabe que la retina registra la dirección que sigue un objeto al moverse en su campo de visión. ¿Cómo lo logra?
Tarde de fútbol. El locutor narra el lance. "Atención al disparo desde la esquina izquierda del área de castigo. ¡Potente y colocado! ¿Imparable? No para el cancerbero. Con la velocidad del rayo aparece y desvía el cuero en el último momento con la punta de los dedos más allá del travesaño." Y sentencia: "Reflejos impresionantes".
Pero esa parada "estelar" se debe, casi exclusivamente, a la decisiva aportación de un órgano cuyas prestaciones suelen pasar inadvertidas. Nos referimos a la retina. Puede establecerse cierto parangón entre la capa de células nerviosas fotosensibles de la parte posterior del interior del globo ocular y la película de una cámara fotográfica. Pero la comparación resulta, con todo, incompleta. La retina es mucho más. Como si se tratase de un procesador especializado, analiza, extrae y filtra la imagen captada en función de aspectos temporales, espaciales y cromáticos. Los datos clasificados se transmiten luego, comprimidos, a los centros del cerebro responsables de la visión, donde se procesan. Volviendo a la gesta del deportista, ésta ha obtenido ya de la retina la información de que su objeto deseado, el balón, vuela desde su derecha hacia la portería.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.