Equivocaciones ­mágicas

Los ilusionistas se incautan de nuestra mente a través de ambigüedades perceptivas.

EL SHOW DE DICK CAVETT, CORTESÍA DE DAPHNE PRODUCTION GLOBAL IMAGEWORKS

El célebre mago Slydini expone a la vista de todos una caja vacía. En realidad no se trata de una caja, sino de cuatro paredes de cartón recubiertas de tela que forman un paralelogramo deformable, sin tapa ni fondo. No obstante, sobre la mesa parece un recipiente ordinario.

Slydini empieza a formar bolas con hojas grandes de papel tisú amarillo; las estruja con el puño y luego las redondea. Cada vez que realiza una da una palmada, ¡plaf!, y extiende el brazo, de manera que induce al público a fijarse en su mano cerrada sin necesidad de palabras. Abre la mano; la bola sigue allí. No ha pasado nada.

La mano de Slydini se cierra de nuevo en torno a la bola de tisú, y empieza a girarla y serpearla de un lado a otro, con lentitud y gracia, como en una danza del vientre. El ejercicio resulta fascinante. Con la mano libre toma una imaginaria mota de polvo de la caja y la espolvorea sobre la otra mano. Después la abre: la bola de tisú ha desaparecido. Cuatro bolas se esfuman de igual manera. Entonces, para dar el golpe de efecto final, Slydini vuelca la caja hacia el público y demuestra lo imposible: las cuatro bolas han reaparecido por arte de magia.

Slydini realizó este prodigio por primera vez en 1978, en el programa televisivo El show de Dick Cavett (derecha). Fue uno de los trucos que le dieron fama. Pero si el juego de magia funciona no se debe solo a la increíble destreza del prestidigitador, sino que existe otro importante motivo: el cerebro humano no puede responder a varias tareas a la vez. En otras palabras, no dispone de un modo «multitarea».

El truco de este mago de origen italiano se basa en provocar una situación ambigua que nos despista y nos lleva a resolverla de modo erróneo. Cuando va a tomar la mota de polvo de la caja se vale de ese movimiento para dejar caer la bola en el interior del recipiente (previamente ha trasladado la bola de una mano a otra). El recurso a la partícula de polvo justifica lo que, de otro modo, hubiera resultado una acción poco natural.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.