Igualdad entre hermanos

El orden que se ocupa entre los hermanos no influye en la personalidad.

De niños, el rol de hermana mayor o de hermano menor puede ser significativo, pero no influye en la personalidad en la edad adulta. [ISTOCK / SEENAD]

Ser el mayor de los hermanos, estar en el medio de otros dos o crecer siendo el benjamín de la familia apenas influye en la personalidad de un adulto. Psicólogos de las universidades de Leipzig y Maguncia han analizado los datos de más de 20.000 alemanes, británicos y estadounidenses para conocer si el orden de nacimiento repercute en determinados rasgos. Compararon la personalidad de niños de la misma familia; también con la de personas de distintos grupos familiares pero que ocupaban la misma posición entre hermanos. Los investigadores no encontraron ninguna relación entre la constelación de hermanos y los rasgos de personalidad concretos, a saber, extraversión, estabilidad emocional, responsabilidad, amabilidad y fantasía, esta última relacionada con la apertura a nuevas experiencias.

Los primogénitos se tienen a sí mismos por listos, y la inteligencia disminuye ligeramente entre el primero y el último nacido. Sin embargo, según explica Stefan Schmukle, de la Universidad de Leipzig, si se comparan entre sí dos hermanos cualesquiera, en más del 40 por ciento de los casos o bien el mayor o bien el más joven tienen el cociente de inteligencia más alto. Además, los efectos serían tan pequeños que apenas tendrían importancia para el curso vital.

Fuente: Proceedings of the National Academy of Sciences USA 10.1073/pnas.1506451112, 2015

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.