Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2016
Cefaleas

Las auras migrañosas

Las causas de la migraña continúan siendo un misterio. Una posible clave para descubrirlas podría esconderse tras las auras migrañosas. Pero ¿qué son? ¿Qué se sabe de ellas?

GETTY IMAGES / IKON IMAGES / CATH RILEY

En síntesis

Muchos pacientes con migraña informan de extrañas sensaciones ópticas conocidas como auras. Ven figuras parecidas a líneas zigzagueantes o imágenes deformadas en su campo visual.

Las auras se deben a una onda de despolarización que se propaga por la corteza cerebral. Todavía no se sabe la relación de este fenómeno con los dolores de cabeza que la mayoría de las veces les sigue.

Mediante una simulación por ordenador, los investigadores pretenden determinar el núcleo original y el curso de las ondas migrañosas para, en un futuro, poder neutralizarlos y prevenir el dolor.

Después del almuerzo, la directora Pogge sufrió migraña, relataba en 1931 el escritor alemán Erich Kästner en su libro infantil Puntito y Antón. «Las migrañas son dolores de cabeza incluso cuando no se tienen», describía el autor no sin cierta sorna. Pero, en el fondo, el comentario alberga parte de verdad: alrededor del 5 por ciento de las personas que sufren migrañas no experimentan ni dolor de cabeza ni ataques dolorosos. Sin embargo, ello no justifica que se incluya este trastorno en el saco de las hipocondrías, como se ha hecho en ocasiones. Al parecer, el dolor de cabeza es solo uno de los síntomas de esta compleja dolencia, cuyas causas siguen en la penumbra.

La migraña es una enfermedad muy extendida. Dos de cada cinco mujeres y uno de cada cinco hombres la padecen al menos una vez en la vida. Según indica un estudio de la Organización Mundial de la Salud, ello supone que la migraña representa casi el 3 por ciento de las enfermedades a escala mundial. Este análisis, elaborado por primera vez en 1990 y actualizado en 2010, evalúa numerosos diagnósticos relacionados con la mortalidad, pero también con la reducción de la calidad de vida. Las cefaleas migrañosas ocupan el octavo lugar de esta lista e incluso ascienden a la primera posición si se consideran solo los trastornos neurológicos. Alrededor de un 1 por ciento de la población sufre un ataque de migraña a la semana.

Durante el ataque, los afectados perciben el mundo que les rodea, y a veces también su propio cuerpo, como si estuviera deformado. En 1955, el psiquiatra John Todd (1914-1987) introdujo el concepto de síndrome de Alicia en el País de las Maravillas. En la novela homónima del autor Lewis Carroll (1832-1898), Alicia, la protagonista del relato, ve cómo, tras comerse un hongo, su cuerpo se reduce para luego crecer hasta un volumen gigantesco. Probablemente Carroll (de nombre real Charles Ludwidge Dodgson), quien padecía migrañas, se inspiró para este pasaje de la novela en un síntoma frecuente de la enfermedad: el aura migrañosa.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.