Las señales de las otras personas pueden llevar a error

La perspectiva de quien señala no se corresponde con la del sujeto que observa.

Los observadores del gesto indicador suelen prolongar la línea que configuran el hombro, el brazo y el dedo de quien señala. Por ese motivo, creen que la estudiante apunta hacia la posición A. Pero lo correcto es la posición B. [UNIVERSIDAD DE WÜRZBURG]

Los gestos para señalar un lugar suelen malinterpretarse. Al parecer, este fenómeno se debe a que la persona que indica y el observador recurren a reglas geométricas distintas, según se ha descubierto en fecha reciente.

Psicólogos de la Universidad de Wurzburgo solicitaban a una serie de estudiantes que señalasen determinadas posiciones con el dedo y sobre una recta numérica. Otros participantes debían interpretar esos gestos. Los científicos determinaron la postura corporal exacta de los probandos con ayuda de una técnica ideada para registrar el movimiento.

Los resultados revelaron que la persona que pretende mostrar un lugar o la situación de un objeto a otro individuo alinea las puntas de los dedos con sus ojos y el objeto. Sin embargo, el observador, quien percibe los gestos desde otra perspectiva, suele prolongar la línea que recorre el hombro, el brazo y el dedo del sujeto que señala. Por ello, en la mayoría de los casos, mira demasiado alto. Según concluyen los científicos, en el día a día no debería extrañarnos que otros malinterpreten nuestras indicaciones.

Fuente: Journal of Experimental Psychology-Human Perception and ­Performance. 10.1037/xhp0000126, 2015

Puedes obtener el artículo en...

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.