Los cantores difónicos de Tuva

Sometiendo a prueba los límites de su capacidad vocal, los cantores diplofónicos crean sonidos inigualables. Mantienen dos notas a la vez o sintonizan con una cascada.

Desde la cima de uno de los escarpes rocosos que cruzan las estepas de la Siberia meridional y los bosques de la taiga de Tuva, la primera impresión que recibe el viajero es la de un silencio imperturbable, tan vasto como -la propia región. El oído se habitúa poco a poco a la quietud ambiente, sin un alma humana en derredor. El silencio se funde en una sutil sinfonía de zumbidos, balidos, burbujeos, gorjeos y silbidos: palabras onomatopéyicas con las que designamos los sonidos de insectos, diversos mamíferos, agua, pájaros y viento. Esta polifonía nos llega parsimoniosa; colores y ritmos lo mismo se atenúan que reverberan a su paso por los contornos cambiantes de la región.

Para los pastores seminómadas que viven en Tuva, el panorama sonoro inspira un tipo de música que se funde con el murmullo del entorno. Rodeada de montañas, lejos de las grandes rutas comerciales, rural, la región de Tuva es el valle Olduvai de la música, una reliquia viva de un mundo protomusical donde los sonidos naturales se funden con los producidos por el hombre.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.