Biología celular del envejecimiento humano

Al cultivar in vitro células humanas normales, éstas acaban por perder su capacidad funcional y dejan de dividirse. El tiempo en que esto sucede podría representar el límite máximo de duración de la vida humana.

La duración de la vida humana no ha aumentado de forma significativa durante milenios. Para la mayoría de las personas los noventa años bíblicos constituyen aún el límite superior. Lo que ha cambiado, al menos en los países desarrollados, es la esperanza de vida global. La mejora de las condiciones de vida y los avances de la medicina, en particular el control de las enfermedades infecciosas, tan sólo han permitido que un número mayor de personas alcance lo que parece ser el límite máximo de duración de vida. Incluso si se eliminaran las principales causas de muerte, la duración de la vida humana se mantendría en unos noventa o cien años. La explicación radica en que, aun cuando la muerte pueda sobrevenir como consecuencia de enfermedades cardiovasculares o del cáncer, tales enfermedades derivan de la normal degeneración por envejecimiento de las paredes arteriales o del sistema inmunitario. La causa fundamental de muerte en los últimos años de la vida es el incremento de la vulnerabilidad del organismo frente a enfermedades o accidentes, vulnerabilidad atribuible al declinar inexorable de la capacidad funcional a partir de los treinta años, disminución que Bernard L. Strehler estimó ronda el 0,8 por ciento anual. Además el inglés Benjamin Gompertz, experto de una compañía de seguros, descubrió en 1825 que las probabilidades de morir se duplicaban cada ocho años a partir de los treinta. ¿Cuáles son las causas de este declive natural? ¿Podría detenerse o incluso sería posible recuperar la plenitud funcional?

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.