El telómero humano

Aunque este remate de ADN, situado a ambos extremos del cromosoma, no contiene genes, reviste singular interés en el proceso de la división celular y resulta imprescindible para la supervivencia del material hereditario.

El premio Nobel Hermann J. Muller sostuvo, hace más de medio siglo, que los segmentos que se encuentran en los extremos de los cromosomas desempeñan un papel crítico en la célula. Cuando no se sabía aún que el ADN cromosómico constituía una doble hebra que portaba los genes, Muller comprendió que el material situado en los extremos remataba a los cromosomas para protegerlos de la desintegración. Bautizó esas terminaciones con el nombre de telómero, construido a partir de las voces griegas telos, extremo, y meros, parte.

Transcurrieron varias décadas sin que se conociera mucho más de los telómeros. Hace unos 10 años comenzó a descifrarse su estructura en varias especies. Pero se resistía el descubrimiento de la composición del telómero humano. Hoy no encierra ya ningún misterio.

Hace unos años, desarrollé con mi equipo del Laboratorio Nacional de Los Alamos nuevas técnicas que nos permitieron clonar el telómero humano, identificar su secuencia de nucleótidos (componentes básicos del ADN) y recabar más información sobre su estructura tridimensional y su función en la célula.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.