Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2006Nº 45

Ecología

El avance de la primavera y las asincronías entre especies llegan también a España

Menear

En España, la temperatura media de muchos lugares ha aumentado más de un grado centrígrado en los últimos 50 años. El "buen tiempo", la primavera, se adelanta. Las temperaturas que hace 50 años se registraban a principios de abril, llegan ahora a principios de marzo. Puesto que la actividad de los organismos está fuertemente influenciada por la temperatura, no resulta extraño que este calentamiento altere los ciclos biológicos de plantas y animales.

Estos cambios también ocurren en los ecosistemas ibéricos. El autor, Iolanda Filella y Pere Comas han observado y descrito algunos de los más importantes. Las hojas de los árboles caducifolios brotan ahora, en promedio, unos 20 días antes que hace cincuenta años. Las de los manzanos, los olmos o las higueras salen con un mes de antelación, mientras que las de los almendros y los álamos lo hacen unos quince días antes (Hay excepciones: las hojas de los castaños parecen inmutables a los cambios de temperatura). Estos caducifolios alargan así su período vegetativo, no sólo porque adelantan la salida de las hojas, sino también porque se retrasa su caída, unos trece días por término medio. En otras palabras, el invierno nos llega más tarde.

Puede conseguir el artículo en: