Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2006Nº 45

Ecología

Pérdida de sincronía en los ecosistemas

Con el adelanto de las temperaturas primaverales, las especies interdependientes de numerosos ecosistemas pierden la sincronía.

Menear

En la Inglaterra de mediados del siglo pasado, Richard Fitter disfrutaba con su hijo Alastair de largos paseos por el campo. Sin propósito científico alguno, se entretenía anotando la fecha de floración de cientos de especies de plantas, de la llegada primaveral de docenas de aves, de la partida de las mariposas a finales de verano y de otras señales del paso de las estaciones. En la actualidad, Richard Fitter, autor de casi tres docenas de libros sobre flores, aves y temas afines, es un reconocido naturalista de 90 años.

Con el tiempo, Alastair se hizo también naturalista y hoy imparte clases de ecología en la Universidad de York. Siendo adulto, se percató del valor de las notas de su padre: constituían uno de los pocos registros sistemáticos de la fenología (la relación entre la vida de animales y plantas y las variaciones del tiempo atmosférico) de numerosas especies, realizado por un solo observador en un mismo lugar y durante tanto tiempo. Así, en 2001, cuando Richard se trasladó de casa, Alastair decidió repasar los apuntes de su progenitor. Para entonces, se había confirmado que la Tierra se está calentando a una rapidez asombrosa. La temperatura superficial del planeta ha aumentado unos 0,6ºC en los últimos 100 años. El decenio de 1990 fue el más cálido de cuantos se tengan registros. Quizá los datos de su padre podrían corroborar con la vida vegetal lo que los climatólogos habían demostrado con los termómetros.

Puede conseguir el artículo en: