Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Julio/Septiembre 2005Nº 41

Historia de la medicina

La anatomía latina medieval

El conocimiento del cuerpo humano en estado sano se adquiere por la observación del cadáver. La recuperación durante la Edad Media latina de los estudios anatómicos sienta las bases para su desarrollo posterior en el siglo XVI.

Menear

La anatomía medieval sigue los postulados de Galeno (130-200 d.C.). Mantiene una concepción anatomo-fisiológica, en la que la forma de cada parte del cuerpo se vincula a la función que realiza. Por otra parte, como toda la medicina de este período, la anatomía medieval es subsidiaria de las traducciones de obras escritas originalmente en griego o en árabe, que llegan a Occidente por el sur de Italia y por Toledo en un viaje intelectual de importancia singular. Por eso su desarrollo avanza paralelo a la asimilación en la universidad de los textos vertidos al latín.

En las fuentes manuscritas medievales el término anathomia posee diferentes significados: designa el embalsamamiento, se refiere a la autopsia médico-legal e indica la disección destinada a estudiar el cuerpo humano. Este triple significado dará lugar a errores de interpretación de algunas disposiciones de la Iglesia, que se han visto como obstáculos que habrían impedido el desarrollo de la disciplina.

Puede conseguir el artículo en:

Artículos relacionados