Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Mayo de 2009
Biología

La rareza de las especies

Una especie es rara o común según su extensión geográfica, abundancia local, especificidad del hábitat y ocupación de éste. El estudio de la rareza nos informa sobre la biodiversidad y facilita la planificación de acciones conservacionistas.

© iStockphoto/David marchal

Muy pocos son los conceptos que igualan al de diversidad en la generación de estudios ecológicos. Hewett C. Watson observaba ya en 1835 cierta correlación entre el número de especies de plantas que medraban en los condados ingleses y la superficie del territorio. De esa observación partiría, andando el tiempo, la relación entre especies y área, según la cual el número de especies de un área determinada aumenta con la superficie, aunque con una tasa de incremento progresivamente menor.

En 1878, Alfred R. Wallace describió la relación inversa entre latitud y riqueza de especies. Con otras palabras, el aumento del número de especies que contemplamos a medida que descendemos de latitudes polares a latitudes tropicales. A Charles Darwin debemos la tesis de la relación positiva entre riqueza de especies y productividad.

Todos los trabajos sobre la biodiversidad mencionados se referían al número de especies. Los ecólogos han mantenido en buena medida esa tendencia al estudio cuantitativo, centrándose en las regularidades de la diversidad y los mecanismos que las originan. Pero importa también conocer en qué medida las especies de una comunidad o territorio son comunes o raras.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.