Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Enero/Marzo 1996Nº 3

Desarrollo embrionario

El equilibrio de la dosis informativa del cromosoma X

Durante el desarrollo embrionario de las hembras de los mamíferos, las células somáticas mantienen activo sólo uno de los dos cromosomas X que poseen. Un gen, denominado Xist, es el responsable de la inactivación.

Menear

Las células de las hembras de los mamíferos contienen dos cromosomas X, mientras que las de los machos tienen un X y un Y. La existencia de estos dos cromosomas supondría para el organismo femenino una doble dosis de la amplia información genética contenida en los cromosomas X, en franco desequilibrio con el organismo masculino. Sin embargo, este problema lo ha resuelto la naturaleza mediante un proceso que tiene lugar durante el desarrollo embrionario de las hembras por el que las células somáticas mantienen sólo uno de sus cromosomas X en estado activo, es decir con capacidad de expresar la información que porta, mientras que el segundo cromosoma X permanece inactivo. Este proceso, que se inicia al comienzo del desarrollo embrionario, tiene lugar al azar sobre los cromosomas X: en unas células puede ser uno y en otras otro el que se mantenga activo en el subsiguiente proceso de diferenciación. De este modo las células somáticas que descienden de una misma célula embrionaria, en la que ya se hizo esa selección, mantendrán siempre el mismo cromosoma X activo y el otro inactivo.

Puede conseguir el artículo en: