El hombre y los simios

El descubrimiento de los simios antropomorfos suscitó numerosas polémicas desde principios del siglo XIX. Se temían las consecuencias nefastas, en el plano moral, de un acercamiento entre los simios y el hombre.

¿Por qué debieron científicos eminentes soportar numerosas acometidas de un público enardecido? ¿Por qué surgieron tantas polémicas en el seno de revistas científicas y periódicos sobre un aspecto en apariencia tan marginal como la presencia o ausencia, en el cerebro de los simios, de una pequeña estructura denominada hippocampus minor? ¿Cómo logró una cuestión de anatomía comparada despertar tales pasiones en la opinión pública, casi hasta el punto de provocar reyertas?

Richard Owen, uno de los principales protagonistas de la disputa, era entonces el mayor experto británico en simios. Desde los años treinta del siglo xix, había publicado varios trabajos sobre la osteología del chimpancé y el orangután; había conservado en alcohol cerebros de simio; también había llevado a cabo notables estudios paleontológicos, en particular sobre fósiles de reptiles. A él debemos el término "dinosaurio", acuñado en 1841 para designar a un carnívoro gigante, descrito por otros científicos y denominado Megalosaurus.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Darwin

    Temas IyC Nº 54

    Octubre/Diciembre 2008

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.