Mecánica cuántica

En los Estados Unidos

En 1933, Einstein huye del nazismo y emigra a los Estados Unidos. En Princeton, se pregunta sobre los fundamentos de la mecánica cuántica e intenta unificar el electromagnetismo y la gravitación.

Durante la Primera Guerra Mundial, Einstein anhela la victoria de los aliados; al final del conflicto, deposita grandes esperanzas en la instauración de la República de Weimar. Vana ilusión; pronto se desencanta y deplora el clima político alemán. Desde los primeros años de la posguerra, los nacionalistas atizan las brasas de la venganza y el resurgir de las campañas antijudías desmoraliza a Einstein. Algunos físicos llegan a propalar que la teoría de la relatividad es un ejemplo de "ciencia judía", un conjunto de especulaciones más o menos gratuitas que atentan contra el rigor y la claridad de la "ciencia alemana". En ese clima inhóspito, y por solidaridad, Einstein se jacta de sus raíces judías, que casi había olvidado, y recupera la afiliación a una comunidad a la que había dado la espalda; en 1921 se adhiere públicamente al movimiento sionista.

En contrapartida, los años berlineses son ricos en sucesos humanos y científicos que realzan el prestigio de Einstein. En 1919, Eddington confirma su teoría de la relatividad general tras el eclipse solar. Einstein adquiere entonces un renombre mundial inesperado. En 1921, recibe el premio Nobel de física "por sus contribuciones a la física teórica y, en particular, por el descubrimiento de la ley del efecto fotoeléctrico". Sus aportaciones a la relatividad general y a la cosmología relativista datan también de la época de Berlín, al igual que sus importantes trabajos sobre la física cuántica.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?
  • Einstein

    Temas IyC Nº 40

    Abril/Junio 2005

    Revista digital en PDF

    6,50 €

    Revista en papel

    Agotado

    Suscripción

    No disponible

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.