Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Marzo de 2015
Salud

El Ártico enferma

El calentamiento del polo está debilitando a sus moradores, desde el buey almizclero hasta los cada vez más numerosos pobladores humanos.

Este imponente rebaño de bueyes almizcleros se agrupa para hacer frente a una ventisca de nieve, pero sus miembros están totalmente indefensos contra un parásito pulmonar que amenaza su salud. [NORBERT ROSING, National Geographic]

En síntesis

El calentamiento del Ártico está facilitando la propagación de patógenos en lugares donde se desconocían.

Los parásitos amenazan la salud del buey almizclero, las garrapatas están transmitiendo virus a los colonos humanos, y las focas del Atlántico habrían contagiado un virus mortífero a sus congéneres del Pacífico porque la fusión del hielo ha permitido que ambas entraran en contacto.

El cambio climático podría beneficiar a algunas especies, pero se teme que el número de perjudicadas sea mayor, lo que plantea la urgencia de orquestar estrategias internacionales que refuercen la bioseguridad.

Las nutrias marinas que retozan en las aguas de las islas Aleutianas deberían prosperar en su remoto hogar, lejos de la civilización. Pero estos juguetones animales atraviesan dificultades. En menos de una década la población de estas islas y del sudoeste de Alaska ha sufrido un alarmante descenso del 70 por ciento.

Con el fin de descifrar las causas del declive, el equipo de investigación de Tracey Goldstein, de la Universidad de California en Davis, emprendió la búsqueda de enfermedades. Y lo que descubrieron resultó inquietante: indicios del virus del moquillo focino. En los últimos veinte años, el patógeno ha matado a más de 50.000 focas en las costas europeas y parece haber ocasionado la muerte de otras en la costa oriental de Canadá y EE.UU. Pero nunca se había hallado en el Pacífico norte: ¿cómo ha ido a parar allí?

Las pesquisas señalaron pronto hacia el hielo del Ártico o, mejor dicho, a la ausencia de este. En 2002, cuando la última gran epidemia de moquillo azotó el norte de Europa, la banquisa que en verano cubre el Ártico alcanzó una extensión ínfima. Goldstein supuso que la fusión del casquete había abierto el legendario Paso del Noroeste a las enfermedades e hizo posible que un mamífero marino infectado en el Atlántico, como una foca ocelada, o sus heces, entrase en contacto con mamíferos marinos del Pacífico norte y transmitiera el virus a las nutrias. El fragmento del virus hallado en las nutrias de las Aleutianas es idéntico al del brote de 2002 en Europa.

No todos aceptan esta teoría; pero, de ser cierta, los mamíferos del Ártico y del Pacífico, en particular las focas comunes, podrían ser las próximas víctimas del virus. Goldstein, responsable del Laboratorio de Vigilancia y Diagnóstico Sanitario de los Ecosistemas Marinos de la universidad, está convencida. Más aún, en el Paso del Noroeste están confluyendo otras especies (o sus deyecciones), lo que posiblemente provocará el contagio de nuevas enfermedades. En verano de 2010 tuvo lugar un encuentro entre ballenas boreales del Atlántico y del Pacífico —marcadas y seguidas por satélite—, un hecho que quizá no se había producido desde el inicio del Holoceno, hace 12.000 años.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.