Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

El código de la memoria

Cada vez nos hallamos más cerca de desentrañar el código de la memoria, que podría aplicarse al diseño de ordenadores y robots más potentes.

Quienes han sufrido un terremoto conservan vívidos recuerdos. El suelo, sacudido, tiembla, se pandea y fractura; el aire se llena de horrísonos retumbos y crujidos, de vidrios que se rompen en añicos; los armarios y alacenas se abren de golpe; caen de los estantes libros, platos y toda clase de objetos. Recordamos tales sucesos durante años —y con una nitidez impresionante— porque nuestro cerebro ha evolucionado para hacer precisamente eso: extraer información de hechos sobresalientes y utilizar tales saberes en el futuro como guía de respuesta ante situaciones parejas. Semejante capacidad para aprender de la experiencia les permite a los animales adaptarse a un mundo complejo que cambia sin cesar.

La neurociencia lleva decenios esforzándose en desentrañar el proceso de formación de los recuerdos. Ahora, merced a la conjunción de nuevos experimentos, análisis matemáticos de gran potencia y el registro simultáneo de la actividad de más de 200 neuronas en ratones despiertos, hemos descubierto lo que parece ser el mecanismo que utiliza el cerebro para extraer información vital de sus experiencias y transformarla en recuerdo. Nuestros resultados se suman a un creciente cuerpo de trabajos que indican que no basta un flujo lineal de señales desde una neurona hacia otra para explicar la representación cerebral de las percepciones y los recuerdos. Muy al contrario, es necesaria la actividad coordinada de nutridas poblaciones neuronales.

Contenidos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso a la revista?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.