Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2016

¿Se ha encontrado el Planeta Nueve?

Un nuevo trabajo ha argumentado a favor de la existencia de un planeta gigante a unas 700 unidades astronómicas del Sol. La propuesta, sin embargo, deja varias incógnitas sin resolver.

Órbitas de los seis objetos transneptunianos analizados por Batygin y Brown (blanco) y del hipotético Planeta Nueve (rojo). [DE: «UNSEEN PLANET MAY LURK NEAR SOLAR SYSTEM'S EDGE», A. WITZE EN NATURE, VOL. 529, PÁG. 266, 21 DE ENERO DE 2016; FUENTE: «EVIDENCE FOR A DISTANT GIANT PLANET IN THE SOLAR SYSTEM», K. BATYGIN Y M. BROWN EN THE ASTRONOMICAL JOURNAL, VOL. 151, 20 DE ENERO DE 2016.]

El pasado mes de enero, en un artículo publicado en The Astronomical Journal, los investigadores de Caltech Konstantin Batygin y Michael Brown propusieron la existencia de un noveno planeta en el sistema solar. En su trabajo, los autores intentan explicar las extrañas órbitas de algunos objetos situados en el cinturón transneptuniano. Tras ejecutar en un potente ordenador una serie de simulaciones, habrían conseguido reproducir las órbitas de seis de esos cuerpos al introducir en su modelo un planeta con una masa de al menos diez veces la terrestre. Ese hipotético astro, al que han llamado Planeta Nueve, se movería en una órbita muy elíptica, con un semieje mayor de unas 700 unidades astronómicas (UA), y tardaría unos 15.000 años en completar una vuelta al Sol. Si bien se trata de una hipótesis interesante, la propuesta no es nueva y deja varias preguntas abiertas.

Desde el descubrimiento del primer objeto transneptuniano (aparte de Plutón) en 1992, se han hallado casi 1500 de estos cuerpos. Muchos de ellos exhiben características peculiares. Algunos siguen órbitas muy inclinadas con respecto al plano eclíptico (el que contiene al resto de los planetas); otros presentan órbitas muy elípticas. Varios de ellos, los de mayor tamaño, tienen superficies que reflejan en grado extremo la luz solar —más que los mejores espejos—, mientras que otros muestran un aspecto muy oscuro, similar al del carbón.

El tamaño típico de los objetos transneptunianos descubiertos hasta ahora oscila entre los cientos y los miles de kilómetros. Algunos de ellos, como Plutón, Eris o Makemake, son considerados planetas enanos, ya que presentan una forma esférica mantenida por su propia gravedad. Casi todos los que se encuentran entre las 30 y las 50 UA del Sol se ven afectados por la influencia gravitatoria de Neptuno. Otros, sin embargo, escapan a ella. Así ocurre con Sedna, un objeto muy peculiar cuya órbita lo lleva a alejarse hasta 937 UA del Sol.

Dadas sus enormes distancias al Sol, todos estos cuerpos se encuentran congelados. En cierto sentido, pueden considerarse «cápsulas del tiempo» con información muy valiosa sobre el origen y evolución del sistema solar. Por esa razón, sus inusitadas propiedades revisten gran interés para los astrónomos.

Artículos relacionados

Artículo incluido en

En busca del Planeta X

    • Lemonick, Michael D.

En los confines del sistema solar podría esconderse un planeta mayor que la Tierra.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.