Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2006
Cosmología

La energía fantasma y el futuro del universo

La energía oscura, a la que se debe la actual expansión acelerada del universo, podría hacer que los agujeros de gusano, conexiones entre partes separadas del espaciotiempo, creciesen hasta abarcar el universo entero.

Quizás haya sido la cosmología la disciplina que nos ha ofrecido las sorpresas más llamativas en los últimos años. Y la mayor ha sido, sin duda, el descubrimiento realizado en 1998 de que, en estos momentos, el universo se está expandiendo de forma acelerada; un descubrimiento que se ha ido confirmando desde entonces cada vez con más convicción y argumentos más sólidos. Este hallazgo ha abierto a su vez una verdadera caja de Pandora, de la que están saliendo mundos posibles de características exóticas. Este artículo trata precisamente de uno de esos cuadros cósmicos.

Estudiando las características de supernovas de tipo Ia muy lejanas, dos grupos de investigación internacionales, dirigidos respectivamente por Saul Perlmutter y Adam Riess, descubrieron en los últimos años del pasado siglo que desde hace poco tiempo (en términos cósmicos, a partir de un desplazamiento hacia el rojo de la luz algo menor que 1) el universo viene sufriendo un proceso de expansión acelerada, por el cual las distancias relativas entre los objetos de comportamiento cosmológico aumentan cada vez con mayor velocidad. (Llámanse objetos con comportamiento cosmológico aquellos cuyos movimientos son pequeños con respecto al de expansión global del universo.) Las supernovas son magnas explosiones que tienen lugar durante el período final de la muerte de las estrellas. Las supernovas de tipo Ia poseen además la sorprendente propiedad de brillar con una luminosidad intrínseca que, en un alto grado de aproximación, es igual para todas. Fue esta propiedad la que aprovecharon los dos grupos mencionados para llevar a cabo la investigación -el estudio comparado y sistemático de la relación entre la distancia y el desplazamiento hacia el rojo - que les condujo a su gran descubrimiento. Desde entonces, todas las dudas que las primeras observaciones pudieron suscitar se han ido desvaneciendo, siempre en favor de la expansión acelerada, y nuevas observaciones basadas en diferentes supuestos han venido también después a corroborarla. Muy pocos cosmólogos ponen ahora en duda la validez, significado e implicaciones de este descubrimiento.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.