Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2014
Matemáticas

El juego de la vida

Las fantásticas combinaciones de Vida, un nuevo juego solitario de John Conway.

Casi todos los trabajos de John Horton Conway, matemático del Colegio Gonville and Caius de la Universidad de Cambridge, han sido de matemática pura. En 1967, por ejemplo, descubrió un grupo nuevo (al que algunos llaman constelación de Conway) que incluye en sí a todos los grupos esporádicos entonces conocidos, excepto dos. (Se les denomina «esporádicos» porque no atienden a ningún esquema de clasificación.) Constituye un hallazgo de repercusiones apasionantes, tanto en la teoría de grupos como en la de números, íntimamente vinculado con otro descubrimiento anterior, debido a John Leech: un empaquetamiento extremadamente denso de esferas unitarias en un espacio 24-dimensional, en el que cada esfera toca a otras 196.500. Como Conway ha señalado, «hay mucho sitio allá arriba».

Además de con tales trabajos serios, Conway disfruta también con la matemática recreativa. Es sumamente productivo en este campo, pero rara vez publica sus descubrimientos. Una excepción fue su artículo «El quilt de la Sra. Perkins», un problema de disección ya explicado en los «Juegos matemáticos» del número septiembre de 1966 de Scientific American. En la revista de julio de 1967, el tema de la sección fue Retoños (Sprouts), un juego topológico con lápiz y papel inventado por Conway y M. S. Paterson. Conway ha sido mencionado en esta columna en varias otras ocasiones.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.