Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2014
Matemáticas

Flexágonos

Figuras hexagonales de inusitadas propiedades, confeccionadas con tiras de papel.

Mucho deben las matemáticas a los juegos, y viceversa. Tenemos aquí un atractivo ejercicio con tiras de papel que ha fascinado a mentes de primera clase en años recientes. Fue descubierto durante un descanso por un británico, estudiante de matemáticas en la Universidad de Princeton. Todo se debió a la trivial circunstancia de que las hojas de los cuadernos estadounidenses y las de los británicos son de distinto tamaño. Arthur H. Stone, un joven graduado de 23 años, llegado a Princeton en 1939 con una beca, se vio en la necesidad de recortar una pulgada del ancho de las hojas estadounidenses para insertarlas en su bloc de anillas.

Empezó, por entretenerse, a plegar de diversas formas las tiras recortadas. Una de las figuras así creadas resultó especialmente curiosa. Stone había plegado diagonalmente la tira en tres lugares, y unido los extremos para formar un hexágono. Al pellizcar dos triángulos adyacentes y empujar hacia el centro del hexágono el vértice diagonalmente opuesto, el hexágono se abría como un capullo en flor, y mostraba una cara completamente nueva. Si, por ejemplo, las caras base y superior del hexágono original se pintasen de distintos colores, la nueva aparecería sin pintar, y una de las coloreadas... ¡desaparecería!

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.