Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Septiembre de 2009
Energía

Biocarburantes celulósicos

Los residuos agrícolas, la madera y las gramíneas de crecimiento rápido se transforman en una enorme variedad de biocombustibles, incluso carburantes para reactores. Para que los nuevos carburantes se generalicen, su precio habrá de competir con el del.

GETTY IMAGES

Debería ya estar claro que habría que salir de la esfera del petróleo. La dependencia del crudo entraña riesgos intolerables para la seguridad nacional, económica o ambiental. Pero la civilización no se detiene: es preciso descubrir un nuevo agente capaz de propulsar la flota mundial de vehículos. Los biocarburantes celulósicos —combustibles líquidos derivados de partes no comestibles de las planta— ofrecen, a corto plazo, la alternativa al petróleo de mayor atractivo ambiental y viabilidad técnica.

Se pueden destilar biocarburantes a partir de cualquier cosa que sea, o alguna vez haya sido, vegetal. Los de la primera generación proceden de la biomasa comestible, principalmente maíz y soja (en EE.UU.), caña de azúcar (en Brasil) y remolacha y cereales (en Europa). Son los frutos más a mano en una selva de potenciales biocombustibles, dado que ya se domina la técnica necesaria (sólo en EE.UU. 180 refinerías obtienen hoy etanol a partir del maíz). Con todo, estos biocombustibles no son una solución duradera. Con el terreno cultivable existente sólo podrían producirse biocarburantes para cubrir el 10 por ciento de las necesidades de combustible líquido de los países desarrollados.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.