Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Enero de 2003
Astronomía

Colisiones estelares

El choque de dos estrellas debe de ser un espectáculo maravilloso. Creíase que se trataba de un fenómeno imposible, hasta que la inquisición en ciertas aglomeraciones de la galaxia ha revelado su cadencia normal.

No habría manera de extinguir la vida sobre la Tierra más impresionante que el choque del Sol con otra estrella. Si el proyectil fuera una enana blanca "una estrella muy densa que almacenase la masa del Sol en un cuerpo cien veces menor", quienes habitasen la Tierra presenciarían unos fuegos artificiales formidables. La enana blanca penetraría en el Sol a velocidades hipersónicas, de más de 600 kilómetros por segundo; se crearía una onda de choque inmensa que comprimiría y calentaría el Sol hasta temperaturas superiores a las de la ignición termonuclear.

Tardaría una hora la enana blanca en atravesar el Sol. El daño sería irreversible. El Sol, sobrecalentado, produciría, en ese breve intervalo temporal, la energía de fusión que genera en cien millones de años. El aumento de la presión expulsaría gas a velocidades muy superiores a la de escape. En unas pocas horas, el Sol se dispersaría por sí mismo. Mientras tanto, la causante de tamaña catástrofe, la enana blanca, continuaría su viaje impávida.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.