Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Filosofía de la física

La frontera filosófica de la cosmología moderna

La cosmología es la disciplina física que guarda una mayor frontera común con la filosofía. Trazar un mapa completo de las líneas de intercambio entre ambas sigue siendo, sin embargo, una tarea pendiente.

Getty Images/yulyao/istock

La cosmología de nuestro tiempo, es decir, el estudio del universo considerado como un sistema físico ordinario, cumplirá su primer centenario dentro de pocos meses. Su nacimiento suele datarse en un famoso artículo publicado por Albert Einstein en 1917, donde el físico alemán aplicaba su recién formulada teoría de la relatividad general al universo como un todo. En las últimas décadas, la cosmología se ha convertido en una disciplina vigorosa y con buena reputación dentro de la física. Sin embargo, en todo este tiempo no ha perdido su carácter de comarca fronteriza con, al menos, tres ámbitos relacionados entre sí: el tecnológico, el teórico y el filosófico.

En primer lugar, podemos hablar de los límites de la cosmología en un sentido tecnológico: el alcance de los mejores instrumentos y técnicas de análisis señala una barrera —afortunadamente móvil, al menos hasta ahora— en la adquisición de la información empírica imprescindible para desarrollar y poner a prueba las teorías. Por otro lado, lo anterior implica una brumosa línea de indefinición teórica, generada por la falta de datos que permitan discriminar entre las diferentes teorías y modelos en disputa (como, por ejemplo, los relativos a los primeros instantes del universo). Por último, la presencia de modelos teóricos alternativos entre los cuales no es fácil decidir por medios puramente empíricos nos obliga a acudir a todo nuestro arsenal de ideas y, a fin de buscar pistas que nos permitan formular y reconocer los modelos más prometedores, rebuscar entre todo lo que hemos llegado a pensar y a creer sobre el carácter de la naturaleza y sobre las teorías que tratan de describirla. Y, al obrar así, la cosmología camina con frecuencia sobre la frontera misma entre la física y la filosofía.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.