Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

Filosofía de la ciencia

Más allá de la lógica y la semántica

La filosofía de la ciencia favorece la producción y la comunicación crítica de la ciencia.

Getty Images/Radachynskyi/iStock

Suele decirse —y con razón— que la alternativa a la filosofía no es la ausencia de filosofía, sino la mala filosofía. Es decir, las cuestiones filosóficas resultan inevitables. Cuando parece que las hemos arrojado por la puerta, vuelven a entrar por la ventana. Aunque prescindiésemos de la reflexión filosófica sobre la ciencia, seguiríamos utilizando supuestos filosóficos implícitos en la investigación, supuestos mal planteados, mal digeridos y nunca debatidos. Así pues, será mejor abordar de frente los problemas filosóficos vinculados con la ciencia.

A esa tarea se dedica la filosofía de la ciencia. Desde muy antiguo encontramos contenidos que podemos ubicar bajo esta denominación. Cuando Platón, en La República, reflexiona sobre el método adecuado para la astronomía, está haciendo filosofía de la ciencia. Con más razón todavía se puede situar a su discípulo Aristóteles entre los pensadores que han cultivado esta disciplina. Por poner tan solo un ejemplo, el libro I de su tratado Sobre las partes de los animales constituye toda una lección de metodología para las ciencias de la vida. Fueron muchos los pensadores medievales que se ocuparon también de estas cuestiones: Roger Bacon, Duns Escoto, Tomás de Aquino, Robert Grosseteste, Guillermo de Ockham y, en general, los estudiosos de las escuelas de Oxford y Padua. Ya en los tiempos modernos encontramos filosofía de la ciencia en las obras de diversos científicos y filósofos: Descartes, Francis Bacon, Galileo, New­ton, Leibniz, Locke, Hume o Kant son tan solo algunos de los más importantes. A partir de ahí, con el crecimiento de la ciencia moderna y el desarrollo de la tecnología, abundan los pensadores e investigadores que hacen filosofía de la ciencia. Cabe recordar entre ellos a Whewell, Herschel, Stuart Mill, Duhem, Mach y Poincaré.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.