Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Abril de 2004
Cosmología

Salir de la oscuridad

Puede que la aceleración cósmica no la cause una energía oscura, sino un inexorable flujo de gravedad que escapa de nuestro mundo.

Pocas veces se han sentido tan confusos los cosmólogos y los físicos de partículas. Aunque recientes observaciones han confirmado nuestro modelo estándar de la cosmología, todavía queda un interrogante abierto: ¿por qué la expansión del universo se acelera? Si se tira una piedra hacia arriba, la atracción de la gravedad de la Tierra la frenará; no se acelerará alejándose del planeta. Del mismo modo, las galaxias lejanas, impulsadas por la expansión subsiguiente a la gran explosión, deberían atraerse unas a otras y frenarse. Y, sin embargo, se separan cada vez con más rapidez. Por lo general, se atribuye la aceleración a una misteriosa energía oscura, pero poco más puede añadirle la física a esa etiqueta. Lo único que va quedando claro es que, a las mayores distancias que llegamos a observar, la gravedad actúa de manera extraña y se convierte en una fuerza repulsiva.

Las leyes de la física establecen que la gravedad proviene de la materia y la energía; atribuyen una clase extraña de gravedad a una extraña clase de materia o energía. De ahí que se hable de energía oscura. Pero quizá deban cambiarse las leyes mismas. Los físicos cuentan con un precedente de un cambio tal: la ley de la gravitación de Newton del sigloXVII, que tenía varias limitaciones conceptuales y experimentales, dejó paso a la teoría general de la relatividad de Einstein en 1915. La relatividad también tiene sus limitaciones; en particular, cuando se aplica dicha fuerza a distancias muy cortas, que corresponden al dominio de la mecánica cuántica. De modo parecido a como la relatividad englobó la física de Newton, una teoría cuántica de la gravedad incluiría finalmente la relatividad.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.