Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 2009
Física

La realidad de los cuantos

La mecánica cuántica es desde hace casi un siglo uno de los pilares más firmes de la física, aunque su interpretación se ha movido en un debate permanente. Experimentos cada vez más refinados demuestran que el concepto de información posee un significado fundamental en el mundo cuántico, algo que también es de vital importancia para futuras aplicaciones técnicas.

MIRACLE STUDIOS www.miraclestudios.com

En síntesis

El entrelazamiento constituye un fenómeno cuántico fundamental que no se ajusta a la noción de realidad a la que estamos acostumbrados.

Los objetos cuánticos entrelazados contradicen la noción de realismo local: antes de una medida, sus propiedades no están definidas de manera unívoca; después, permanecen fuertemente correlacionadas. Clásicamente, esto solo sería explicable a partir de algún tipo de interacción entre dichos objetos.

Futuros desarrollos técnicos muy prometedores se basarán en el entrelazamiento cuántico; en particular la criptografía, la comunicación y la computación cuánticas.

Cuando en 1925/26 fue creada la mecánica cuántica moderna, se originó inmediatamente una discusión acerca de su significado. En un famoso debate entre Albert Einstein y Niels Bohr se abordó la siguiente cuestión: ¿proporciona la mecánica cuántica una descripción exhaustiva de la realidad física? Dado que en aquel entonces era técnicamente imposible llevar a cabo experimentos con sistemas cuánticos individuales, un papel central en la controversia lo desempeñaron los experimentos mentales.

Einstein argumentó con una versión cuántica del experimento de la doble rendija, famoso en óptica: un rayo de luz entra desde la izquierda a través de una ranura e ilumina una pantalla con dos rendijas, una de las cuales puede cerrarse a voluntad. Cuando ambas rendijas se encuentran abiertas, se observa en la pantalla un patrón de franjas de interferencia, como corresponde a la naturaleza ondulatoria de la luz. Sin embargo, al cerrar una de las rendijas las franjas no aparecen.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.