Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2010Nº 60
Ideas aplicadas

Técnica

Cirugía ocular con láser

Buena vista

Menear

Desde mediados del decenio de los noventa la cirugía ocular con láser excímero ha ganado altas cotas de aceptación. De entonces acá, millones de miopes, hipermétropes y astigmáticos se han sometido a ella para librarse de gafas y lentillas.

Hay diversos procedimientos de corrección por láser, pero la queratomileusis in situ asistida por láser (Lasik) es, con mucho, el más extendido. Consiste en remodelar la córnea vaporizando células de suerte tal, que sobre la retina la luz se enfoque correctamente. Hasta un 8 por ciento de los pacientes desarrollan complicaciones leves, entre ellas una visión nocturna escasa, resplandores y aureolas, que pueden desaparecer a los pocos meses o mejorar con un segundo tratamiento. Menos de un uno por ciento desarrollan situaciones graves, tales como infecciones y cicatrices.

Sin embargo, puede que una visión completamente corregida no dure para siempre. Los oftalmólogos disponen únicamente de diez años de datos. La mayoría de los primeros pacientes parece que conservan la corrección en su totalidad, pero unos cuantos comenzaron a mostrar recesión al cabo de ocho, cinco e incluso tres años. La regresión suele ser leve; se debe a los cambios naturales en los ojos. En la mayoría de los casos, es posible repetir la reparación con láser, pero cada intervención adelgaza la córnea y el grosor de ésta no debe ser de menos de 250 micras. Con un espesor menor, la córnea podría desarrollar una curvatura irregular al no poder soportarse a sí misma.

La competencia ha hecho que los precios bajen hasta alrededor de mil euros por ojo. Proliferan ofertas más baratas, pero preocupa a las asociaciones de oftalmólogos que los pacientes sean víctimas de engaños o de una atención deficiente. Otros procedimientos son la queratectomía fotorrefractiva (PRK) y la queratomileusis epitelial con láser (Lasek), que evitan ciertos efectos colaterales del Lasik, pero con los que las incomodidades iniciales y los tiempos de recuperación pueden ser mayores.

El último avance es el Lasik guiado por frente de ondas. Extirpa puntos concretos del ojo en vez de efectuar un rea­juste general, como ocurre con el Lasik estándar. Se ha comprobado que la técnica del frente de ondas proporciona una visión mejor que el Lasik normal, si bien aumenta el costo por ojo.

Puede conseguir el artículo en: