Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Abril/Junio 2010Nº 60

Ingeniería óptica

Láseres ultralargos

Láseres de fibra óptica de gran longitud pueden transmitir información óptica sin que sufra pérdidas en su interior.

Menear

En el año 1870, John Tyndall demostró que era posible canalizar la luz utilizando como medio de transmisión un simple chorro de agua. Su humilde experimento estaba sentando los cimientos de la fotónica moderna.

La fotónica, la ciencia dedicada a estudiar la generación, el control, la transmisión y la detección de la luz, impregna hoy en día nuestra vida cotidiana con infinidad de aplicaciones determinantes en campos que van desde las telecomunicaciones hasta la medicina. Está detrás de cada pantalla de cristal líquido y de cada aparato de CD, DVD o Blu-ray, será clave en el desarrollo de los ordenadores del futuro y es una herramienta fundamental en el estudio de otras áreas de la ciencia.

Al espectacular desarrollo de la fotónica desde la segunda mitad del siglo xx han contribuido en gran medida dos importantes avances: la creación del láser y el desarrollo de la fibra óptica. Apoyándose en ambos, nuestro grupo ha demostrado recientemente la posibilidad de construir de forma sencilla un medio de transmisión a largas distancias casi perfectamente transparente y, por tanto, casi ideal.

Puede conseguir el artículo en: