Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2011
Calentamiento global

«Me atengo a la ciencia»

Entrevista con Richard A. Muller, uno de los fundadores de un nuevo proyecto que pretende zanjar el debate sobre el aumento de las temperaturas durante el último siglo.

timothy archibald

En síntesis

Richard A. Muller, físico de la Universidad de California en Berkeley, ha criticado muchos de los métodos que se han venido empleando para deducir la existencia de un aumento global de las temperaturas durante el último siglo.

Los estudios realizados hasta la fecha empleaban solo los datos procedentes de una pequeña fracción de las estaciones meteorológicas del planeta. Algunos de los criterios usados para seleccionarlas han levantado polémica.

A fin de zanjar la cuestión, Muller y otros expertos iniciaron en 2010 un proyecto independiente que pretendía hacer uso de todas las mediciones directas de temperatura disponibles y mejorar las estimaciones estadísticas.

En fecha reciente, Muller fue convocado para presentar sus resultados preliminares ante el Congreso estadounidense. El físico sorprendió a muchos al anunciar que, por el momento, sus conclusiones coincidían con las de los estudios precedentes.

Richard A. Muller nunca se ha sentido cómodo con la ciencia tradicional. En la década de los ochenta, cuando su mentor Luis Álvarez propuso la disparatada idea de que la extinción de los dinosaurios ocurrió debido al impacto de un cometa o un asteroide gigante, el físico de la Universidad de California en Berkeley fue más allá al plantear que el meteorito había sido arrojado por una tenue compañera estelar del Sol, a la que bautizó con el nombre de Némesis. En la década de los noventa, postuló que las glaciaciones se debían al paso de la Tierra por zonas con abundante material interestelar, como consecuencia de variaciones cíclicas en la órbita terrestre.

Hace algo menos, Muller acusó al documental Una verdad incómoda, de Al Gore, de ser una pila de medias verdades. Afirmó que las mediciones relativas al calentamiento global se hallaban plagadas de errores de calado e insistió en que muchos de los que advertían sobre el cambio climático habían engañado a la opinión pública. A pesar de hallarse convencido de que el cambio climático es real, potencialmente peligroso y que, al menos en parte, podría estar causado por la acción del hombre, Muller ha criticado a un buen número de climatólogos por haber ignorado las opiniones divergentes, como las del meteorólogo Anthony Watts, autor del blog Watts Up With That?, o las del estadístico Steve McIntyre, responsable de Climate Audit. Ahora, junto a otros colaboradores, Muller ha iniciado un proyecto cuyo objetivo es obtener un registro fiable de temperaturas de superficie (BEST, por Berkeley Earth Surface Record) a fin de corregir lo que él considera erróneo en la estimación del calentamiento global.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.