Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Junio de 1986
Ingeniería óptica

Giroscopios ópticos

Aunque carecen de partes móviles, detectan movimientos de rotación lo mismo que los giroscopios mecánicos. Tales instrumentos han adquirido gran importancia en los sistemas de guía para la navegación.

La palabra giroscopio nos trae a la memoria el recuerdo del trompo o peonza que, impulsa­do por un cordel, es capaz de mantenerse en equilibrio incluso sobre la punta de un lápiz. Tal juguete constituye una primaria representación de una familia de instrumentos cuya estructura esencial la constituye un disco en rápida rotación. El momento angular del disco impide que éste cambie de orientación, aun cuando gire todo el aparato. En virtud de ello el giroscopio puede mostrar la magnitud de una rotación y, de este modo, facilitar información direccional para la navegación. De hecho casi todos los vehículos algo más complicados que el automóvil, e incluso algunos que lo son menos, dependen de los giroscopios para mantener su trayectoria. El giroscopio constituye el núcleo de los sistemas de guía por inercia de aviones y de buques transoceánicos, porque funciona sin necesidad de estímu­los exteriores. Este aparato detecta el movimiento incluso dentro de un re­cinto cerrado que impida no sólo la observación de las estrellas sino también la acción del campo magnético sobre la brújula.

Los investigadores comprobaron a principios de siglo que la luz podía presentar un comportamiento giroscópico: el tiempo que emplea en recorrer una trayectoria circular depende de que el circuito permanezca estacionario o esté girando. La diferencia de tiempo entre uno y otro caso puede utilizarse para medir la velocidad de rotación. Pero el desarrollo de un gi­roscopio óptico tuvo que esperar en la práctica al advenimiento del láser y de otros adelantos de la técnica óptica, como son los cables de fibra óptica y los espejos de gran poder reflectante. En ba­se a ellos se han desarrollado dos clases de sensores ópticos de rotación: los giroscopios de fibra y los giroscopios de láser anular.

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.