Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 1996Nº 6

óptica

Objetivos fotográficos

La disponibilidad de materias primas especiales, los tratamientos antirreflectantes, la informática y las avanzadas técnicas fabriles premiten ofrecer objetivos de gran calidad a bajo precio.

Menear

El diseño de un objetivo fotográfico se parece a una partida de ajedrez. Los ajedrecistas tratan de acorralar al rey contrario por medio de una serie de jugadas, mientras que quien proyecta un objetivo intenta "acorralar" la luz para que todos los rayos provenientes de determinado punto de un objeto converjan en un solo punto de la imagen. Utiliza para ello el paso de la luz por una serie de elementos transparentes que poseen superficies de curvatura muy precisa. Podría pensarse que, puesto que en ambos casos se conocen tanto el resultado óptimo final como los medios para conseguirlo, no pu­diera haber más que una actuación correcta en cada fase del proceso, pero el caso es que el número de posibles consecuencias que se derivan de las decisiones que se van tomando es tan amplio que en la práctica se puede considerar infinito. El resultado es que ni en ajedrez ni en diseño óptico pueden obtenerse soluciones perfectas a los problemas. En este artículo nos centraremos en el diseño de objetivos fotográficos, aunque los mismos principios puedan aplicarse a otros proyectos en que se utilicen lentes.

Puede conseguir el artículo en: