Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Temas IyC
  • Octubre/Diciembre 1996Nº 6

Ingeniería óptica

Optica adaptativa

Unas técnicas desarrolladas durante la guerra fría con fines militares dotan de nuevas posibilidades a los telescopios terrestres.

Menear

La turbulencia atmosférica, que hace que las estrellas titilen y los objetos lejanos centelleen, ha sido fuente de frustración para los as­trónomos desde que se inventaron los telescopios. "El único Remedio es un Aire sumamente sereno y tranqui­lo", escribió Sir Isaac Newton en 1704, "como el que quizá haya en las cimas de las Montañas más altas, por en­ci­ma de las Nubes corpóreas". Los astró­nomos han seguido este consejo que Newton ofreció en su Optica, pero has­ta en las cimas más altas la turbulencia atmosférica limita la potencia de los grandes telescopios. El Te­lescopio Espacial Hubble da fe de la altura a que están dispuestos a llegar los astrónomos para librarse de la turbulencia.

Investigadores de distintos centros han perseguido otra solución del problema de la turbulencia atmosférica, que no requiere abandonar la superficie terrestre. También nosotros en la compañía Litton Itek Optical Sys­tems, en Lexington. Nuestro método, al que se da el nombre de óptica adaptativa, se basa en el desarrollo de la tecnología espacial, aunque, por ironía de las cosas, se aplica a los telescopios terrestres. La óptica adaptativa emplea un espejo deformable para compensar, o corregir, la distorsión que la turbulencia atmosférica causa en los frentes de onda. La técnica que sirve de soporte a dicha óptica mejorará la capacidad que los telescopios terrestres de la próxima generación tendrán para resolver fuentes puntuales y detectar en el cielo objetos de extrema debilidad.

Puede conseguir el artículo en: