Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Julio de 2006
Nanotecnología

Computadores de ADN

El potencial computador de las moléculas biológicas da origen a máquinas diminutas que hablan el lenguaje de las células.

matt collins

En síntesis

Las máquinas biomoleculares procesan la información de un modo semejante a la máquina de Turing, un computador conceptual precoz.

Un autómata de tipo Turing formado por ADN y enzimas realiza cómputos, recibe información de otras biomoléculas y emite un resultado tangible, en forma de señal o fármaco.

Este dispositivo biomolecular demuestra la viabilidad de un nuevo tipo de computador. Podría convertirse en un instrumento médico de gran valor.

En 1936, cuando Alan Turing concibió una máquina de cómputo programable universal, la palabra "computador" no se refería a un objeto, sino a una persona. Los informáticos de entonces se pasaban el día haciendo cálculos. Turing ideó una máquina que les relevaría, un artefacto capaz de resolver cualquier problema computable. Sentó así las bases de la teoría de la computación y de la informática. Sin embargo, nunca señaló los materiales que debían utilizarse para construirla.

La máquina puramente conceptual de Turing carecía de hilos eléctricos, transistores o puertas lógicas. De hecho, la imaginaba como una persona que tuviera ante sí una hoja de papel de longitud infinita, un lápiz y un sencillo manual de instrucciones. Este calculador incansable leería un símbolo, lo cambiaría; seguiría luego con el siguiente, de acuerdo con las reglas programadas. El proceso continuaría hasta que ya no hubiera más reglas que aplicar. Por tanto, las calculadoras electrónicas que aparecieron en los cuarenta - piezas de metal y válvulas de vacío que poco a poco se han sustituido por componentes de silicio - tal vez constituyan las únicas calculadoras no humanas que la mayoría hemos conocido. Sin embargo, no es ésta la única forma de computación posible.

Artículos relacionados

Puedes obtener el artículo en...

¿Tienes acceso?

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.